Husqvarna Vitpilen 401

0

Como parte de esa estrategia por ganar usuarios de motos de calle, Husqvarna desarrolló a partir de la misma base dos motos con carácter distinto. La Vitpilen es la versión «café» desde su punto de vista que por cierto, es bastante atrevido y pensado para usuarios que buscan más allá que una simple solución de transporte, una moto con estilo y mucha personalidad.

Husqvarna fue fundada en 1903 en Suecia por lo que su historia como fabricante de motocicletas suma más de un siglo de experiencia. En 2013 fue adquirida por Pierer Industrie AG, el mismo propietario de Husaberg y KTM y de ahí viene nuestra invitada que se desarrolla sobre la base de la KTM Duke 390 aprovechando la transferencia tecnológica de la marca naranja y complementándola con el diseño atrevido y radical de Husqvarna.

ESTÉTICA

Sus formas son prácticamente idénticas a las de la Svartpilen, los plásticos que en una sola pieza recorren desde el depósito hasta los laterales bajo el asiento pero con el cambio de tres  elementos la convierten en otra moto. El manillar, posapiés y escape son diferentes para que la postura sea más deportiva, tumbado hacia adelante recargando el peso sobre las muñecas. Mientras tanto se prescinde del sobre depósito y el alerón trasero dejando una estética aún más limpia. Por su parte, aunque monta llantas de las mismas dimensiones, en este caso se adoptan unas Metzeler M5 pensadas para ir sobre asfalto. Los rines toman el mismo color bronce del cárter. Es una moto que podríamos clasificar como «neo café», un segmento que tan de moda se ha puesto por estos días.

MOTOR

El motor monocilíndrico de 373.2 centímetros cúbicos heredado de la KTM Duke y RC 390 es sinónimo de diversión. Pensado para ofrecer altas prestaciones monta doble árbol de levas y 4 válvulas, refrigeración líquida e inyección electrónica Bosh de última generación, además equipa embrague de accionamiento hidráulico. Con 44 caballos de potencia y un peso contenido de solo 150 kg se asegura un nivel de prestaciones de una deportiva que combina con su apariencia minimalista inspirada en las café racer.

EN MARCHA

Completamente diferente a su hermana la Svartpilen, la adopción de un triángulo ergonómico más radical, hace que todo se sienta y se vea desde otra óptica aunque la parte ciclo y motor sean las mismas. Es una Cafe Racer, la posición de manejo es radical, agachado, de esas que si no estás acostumbrado a adoptar te dejará con el cuello, la espalda y las muñecas «engarrotadas» pero que te asegura una precisión en el manejo a alta velocidad. El radio de giro curiosamente es mucho más amplio que en la Svartpilen lo que asegura mayor maniobrabilidad en medio del tráfico y a baja velocidad.

La Vitpilen está pensada para ofrecer diversión en solitario, en ciudad, carretera o autopista se mueve con agilidad pero el lugar para el acompañante es reducido y no cuenta con asideras para sujetarse, es una fun bike, pasional y «roba miradas», en la que no puedes pasar inadvertido por su particular estética. Bajo esa esbelta figura de reducidas dimensiones se esconde un emocionante motor que puede llevarte sobre los 165 km/h como un misil, sorprendiendo a los incautos que menosprecian una marca poco conocida en el mundo real, quienes tendrán que conformarse con ver la rueda trasera. El depósito de combustible te permite llenarlo con solo 13.5 litros que parecen pocos pero que con un consumo promedio de 118 km/galón, te dan unos 250 kilómetros de autonomía, suficientes para largos recorridos sin detenerte en la estación de servicio.

El motor es muy lleno en todo el rango de revoluciones, esto hace que te sientas seguro al momento de necesitar hacer un sobrepaso o en la salida de una curva, mientras mantengas el cuentavueltas por arriba de las 5000 no necesitarás estar bajando de marcha. Es destacable la precisión de funcionamiento, tanto la caja de cambios como el embrague, de accionamiento hidráulico, son suaves y precisos mientras su parte ciclo te garantiza la rigidez a alta velocidad a la vez que una marcha suave cuando transitas en vías con asfalto irregular. El sistema de frenos equipa ABS Bosh de doble canal, que puede desconectarse, te garantiza una frenada óptima sin algún esfuerzo ya que el tacto y la mordiente son de excelente comportamiento.

Husqvarna ha sido muy atrevida con sus motos de calle, le ha apostado al segmento premium con un concepto neo clásico con todos los argumentos para destacarse, al combinar prestaciones, estética y tecnología de punta en una apariencia que seguro conquistará a ese usuario que busca ser el centro de atención a donde quiera que vaya.

GALERÍA

Compartir.

Los comentarios están cerrados.