Honda X-ADV 750

0
Honda X-ADV 750

El gigante japonés ha incursionado en diferentes segmentos del mercado con apuestas atrevidas y exóticas que en muchos casos han abierto nuevas categorías. Hace algunos años vio la luz la NC700 D Integra, un vehículo que combinaba las cualidades de una scooter y las de una moto con transmisión de doble embrague y 6 marchas. Este híbrido dio inicio a esa nueva categoría que con la Honda X-ADV 750 llega a otro nivel, pues además incluye capacidades off road nunca antes vistas en una scooter.

Es una moto?, Es una scooter? No, es una X-ADV, un híbrido entre scooter y moto de aventura, un vehículo que combina lo mejor de ambos mundos logrando un equilibrado conjunto entre diseño, prestaciones, confort, capacidad de carga, protección aerodinámica y facilidad de manejo. Por apariencia se clasifica en la categoría Megascooter pero en este caso podríamos adicionar la palabra Trail para crear el segmento Megascooter / Trail, la primera en el mundo que por sus características gusta no solo a scooteros puristas sino también a usuarios de moto.

La X-ADV 750 tiene una carrocería de buenas dimensiones pero a la vez compacta, con líneas rectas inspiradas en las motos de aventura de la marca y unas llantas de labrado mixto y rines de radios que le confieren esa apariecia off road. Es un vehículo bien equipado, con tecnología de vanguardia para ofrecer confort y seguridad, por ejemplo, está equipada con Smart key o llave inteligente que puedes llevar en el bolsillo, por proximidad se activa el sistema y puedes accionar el interruptor para darle vida al motor. Equipa una pantalla inspirada en la que se usa en la CRF 450 Rally que simula el roadbook , con mucha información, un velocímetro  y tacómetro circular y los demás datos dispuestos en los lados de acuerdo con la importacia.

Está dotata de frenos ABS desconectables, control de par seleccionable de Honda (HSTC), es como un control de tracción que tiene dos niveles de intervención y es desconectable, además como novedad para la versión que llegó a nuestro mercado, está el interruptor Off Road G, que hace que los cambios entren a un régimen de giro más elevado. Pero la principal característica de la X-ADV es la caja DCT de doble embrague, no es una transmisión automática aunque funciona como tal, es un sistema patentado por Honda que se incorpora en otras de sus motos de alta gama como la CrossTourer, la NC750 y las África Twin, entre otras. Es de 6 marchas que pueden accionarse mediante tres modos, uno manual y dos automáticos, D para el uso en ciudad y S o Sport para carretera o cuando requieres de una respuesta más enérgica. Cabe anotar que al arrancar el motor siempre estará en neutro, debes seleccionar alguno de los tres modos para iniciar la marcha.

Honda X-ADV 750

MOTOR

Honda no se ha complicado con la X-ADV, la ha dotado con un propulsor de comprobada fiabilidad, el mismo que equipa la NC 750, es un bicilíndrico en paralelo de 745 cc con doble árbol de levas y 8 válvulas que eroga una potencia de 54.8 CV a 6250 rpm y un par motor de 68 Nm 4750 revoluciones por minuto, una cifra contenida, tal vez baja para la cilindrada y en marcha se nota. 

PARTE CICLO

La X-ADV 750 no es como todas las scooter, en su parte ciclo también incorpora elementos comunes en las motos, por ejemplo, adelante monta horquilla telescópica invertida Showa con barras de 41 mm de diámetro y atrás un monoamortiguador pro-link con basculante de doble brazo. Las medidas de las llantas también difieren del resto de megascooter del mercado, la delantera es de 17″ y de medidas 120/70 R17, la trasera es 160/60 R15 y los rines son de radios cruzados. El chasis es de tipo espina central que aporta la rigidez y reduce las dimensiones. El sistema de frenos es firmado por Nissin, adelante monta dos discos de 320 mm con pinzas de tres pistones y atrás un disco de 240 mm con pinza de 1 pistón, todo el sistema con ABS y frenada combinada CBS.

EN MARCHA

Desde su aparición la X-ADV 750 ha sido un vehículo esperado por quienes amamos las scooter. Mantener el calzado limpio, contar con protección contra el viento y el equipaje bajo el sillín, son bondades que ninguna moto te puede ofrecer. Y si una scooter te suma las prestaciones de una moto de turismo y capacidades off road, podemos decir que sería el vehículo perfecto, útil para el día a día, para salir a carretera y como compañera de aventuras. Pues así es la X-ADV, el híbrido que mejor combina estas cualidades y por las que se ha convertido en una de las referencias más exitosas del portafolio de Honda.

La postura de manejo es cómoda, el asiento de generosas dimensiones con apoyo lumbar, la plataforma con dos posiciones para los pies y el manillar ancho y alto te aseguran horas a bordo sin pasar factura. La altura del asiento de 820 mm te permite apoyar los dos pies sin dificultad gracias a la cintura que tiene la plataforma en la parte de atrás lo que ayuda para las maniobras en parado ya que el peso de la X-ADV es alto, son 238 kg. Con la llave en el bolsillo oprimimos el interruptor, la pantalla se enciende y podemos poner en marcha el motor. El sonido es agradable, nada ruidoso pero a diferencia de otros propulsores de Honda, las vibraciones residuales se dejan sentir.

Elegimos el modo D y se siente el cuando engrana la primera marcha. Iniciamos nuestro recorrido en la ciudad, con una buena respuesta del motor, tenemos el empuje necesario para movernos con facilidad, es ágil para maniobrar y el radio de giro te permite ratonear en medio del tráfico. En este modo de manejo no sientes que vas sobre una 750, la respuesta es progresiva y algo perezosa en las recuperaciones. La unidad de prueba estaba equipada con desviabrisas GIVI de mayores dimensiones que ofrece una buena protección contra el viento. Es regulable en altura en cinco posiciones sin necesidad de herramienta pero debe hacerse en parado. Bajo el asiento tenemos capacidad para un casco integral, hay luz de cortesía y un toma de corriente USB para cargar los dispositivos móviles.

Salimos a carretera con ansias de probar esta X-ADV en modo Sport ya que el Drive no había cumplido con nuestras expectativas. En este modo de manejo el motor sube más de vueltas antes de hacer los cambios de marchas, de esta manera logras una aceleración más rápida pero el peso de la moto se nota, le falta algo de picante, va bien en todo el rango de revoluciones pero no tiene lo que personalmente esperaba, un poco más de alegría y las prestaciones deportivas acordes con su estética, pues solo 55 CV van muy justos para mover los 238 Kg de la moto más los ocupantes. Además la transmisión DCT suena cada que engrana una marcha, es algo inusual en un vehículo automático y por supuesto, muy lejos de la suavidad del CVT que montan todas las scooter.

No obstante, es una moto que cumple a cabalidad su objetivo al ser polivalente en todos los escenarios, así que no podíamos hacer esta prueba sin salir a carretera off road. Decenas de kilómetros en medio de una vía de montaña nos alejaba del caos capitalino, una carretera asfaltada en aceptables condiciones en la que pudimos exigir el bicilíndrico de la X-ADV. Cuando necesitas adelantar puedes usar el interruptor para bajar de marcha aunque estés en alguno de los dos modos automáticos. Al presionar el botón (-) baja una marcha y te da una mejor aceleración para esos momentos críticos, ya que si lo dejas a cargo del DCT, la respuesta puede tardar algunos segundos. Finalmente llegamos al desvío que nos adentraba en la montaña en zona rutal y sin asfalto, una vía transitable para cualquier vehículo pero con suficientes irregularidades para poner a prueba las capacidades off road de nuestra invitada.

En este escenario la calificación es sobresaliente, desconectando el HSTC y el ABS las cosas cambian, ahora si se torna divertida. Aquí aunque transites mucho más despacio que sobre el asfalto, sientes que vas más rápido, pues el conjunto chasis, suspensiones y frenos se comportan muy bien y te pueden brindar buenas dosis de emoción permitiéndote mantener el ritmo de motos doble propósito. No es una moto de enduro pero no se acompleja ante carreteras rurales, tanto el recorrido de las suspensiones como el tamaño de sus llantas hacen que se mueva bien y que supere sin problemas irregularidades, baches, piedras y terrenos de poca adherencia, aquí las llantas que equipa de serie, Bridgestone Trail Wing son excelentes aliadas pues te brindan una buena adherencia para que tus recorridos no solo sean divertidos sino también seguros.

Presentada como una SUV de dos ruedas, la Honda X-ADV es un vehículo polivalente, atractivo y práctico, con excelentes capacidades off road que hacen que sea útil tanto para la ciudad como para la carretera o la aventura.

GALERÍA

Compartir.

Los comentarios están cerrados.