BMW R 18 “Spirit of Passion” de Kingston Custom

0

La big cruiser de la firma alemana BMW Motorrad, ha sido elegida por algunos de los mejores constructores del mundo para hacernos soñar. Primero fue Roland Sands, luego Bernhard Naumann y ahora Dirk Oehlerking quien con su firma Kingston Custom ha creado esta «Spirit of Passion», la segunda joya R18 de la serie «SoulFuel».

“La BMW R 18 es tan perfecta que dejé la tecnología como está. El cuadro es 100% original y sofisticado, por lo que no se debe cambiar nada aquí”, dice Oehlerking. No obstante la moto ha sufrido una transformación asombrosa gracias al inconfundible trabajo de Kingston Custom.

Lo que más llama la atención, y también el mayor desafío, es el carenado Kingston. La carrocería tiene un acabado de diseño Kingston hecho a mano, al igual que el manillar y el guardabarros. El escape de la BMW R 18 ha sido modificado por Oehlerking en estilo Kingston Roadster, mientras que el asiento proviene de la gama de accesorios universales. Las intermitentes se han sustituido por intermitentes Kellermann y el faro delantero LED ahora está integrado en el carenado. Se han adoptado la pintura y las líneas originales para el carenado y la aleta, con la adición de algunos detalles en estilo Kingston. La suspensión y el depósito de combustible son originales. El diseño en su conjunto se basa en el estilo clásico art decó.

BMW R 18: la original.

Gracias a su arquitectura extremadamente fácil de convertir, la BMW R 18 está predestinada a la personalización. La BMW R 18 presenta una referencia histórica destacada, que se hace eco tanto técnica, como visualmente de modelos famosos como la BMW R 5 y se reenfoca en lo esencial de la motocicleta: tecnología purista, sin lujos y, por supuesto, el “Big Boxer”.

Más sobre el maestro.

El piloto de motos, diseñador y artesano Dirk Oehlerking demuestra una vez más en su “Spirit of Passion” que no solo comprende su oficio, sino que lo ha adoptado en su trabajo durante más de 35 años.

Para él, el proceso de diseño comienza mucho antes de que se apliquen los primeros tornillos o se hagan los bocetos: “Lo pensé mucho antes. Mis motos siempre transmiten alma, encanto y carácter. Son ejemplares excepcionales, por lo que requieren un gran cuidado y atención. Tengo un flujo constante de imágenes que pasan por mi mente cuando se trata de decidir en qué estilo quiero enfocarme. Una vez que he tomado esa decisión, comienzo con un boceto a lápiz y Tipp-Ex. Luego sigo adelante hasta que sé en el fondo de mi corazón: ¡eso es exactamente!»

Oriundo de Hannover, Oehlerking ya tiene su propia tradición de personalizar las máquinas BMW. Alrededor de 17 creaciones propias de la marca son suyas, incluida la «Black Phantom» y su motocicleta hermana, la «White Phantom». Los dos modelos definieron estándares completamente nuevos en la industria en ese momento. Sin embargo, rediseñar la BMW R 18 fue una empresa novedosa para Oehlerking. “Este proyecto es probablemente el más impresionante de toda mi carrera. Significa mucho para mí, si no es que todo en este momento. La confianza que BMW Motorrad ha depositado en mí una vez más es muy importante para mí. Estoy muy agradecido por ello.»

GALERÍA

Compartir.

Los comentarios están cerrados.